Preguntas más frecuentes a la hora de considerar un trasplante capilar

Cuando se trata de un injerto capilar, tenemos que ser plenamente conscientes de lo que eso significa, de las consecuencias que se derivan (normalmente positivas) y sobre todo, tener conocimiento de las técnicas disponibles para en trasplante capilar. En Capilae, la pérdida de pelo es su principal preocupación. Por ello, han desarrollado dos formas innovadoras para el trasplante de pelo. Además, ha añadido en su página web una sección que recoge las preguntas más frecuentes a la hora de decidir hacer o no un implante capilar. Dudas, miedos y desconfianzas de lo más normales que se han visto resueltas por los profesionales de Capilae.

¿Por qué se me cae el pelo?

Conocido comúnmente como alopecia androgénica, es producido por una hormona, DHT, que impide que algunos folículos de la cabeza continúen regenerando el pelo, evitando así que crezca.

¿Las mujeres deberían preocuparse también?

Es menos frecuente, pero se da en algunos casos concretos. El motivo principal es el efluvio telogénico, que supone una aceleración en la caída normal del cabello. En lugar de caerse cuando debiera, se cae mucho antes y de forma más habitual. La diferencia con los hombres es que en las mujeres, la caída del cabellos es más homogénea, y no suele dejar calvas o zonas completamente despobladas.

¿Existe cura?

Por el momento no existe ningún medicamento que asegure la regeneración del pelo. Sin embargo, existen técnicas especializadas enfocadas en este problema. La pérdida de pelo se puede abordar a través de intervenciones. Por lo tanto, sí, hay solución.

¿El implante de pelo duele?

La técnica quirúrgica está acompañada por una anestesia local. Por lo que será un proceso largo y meticuloso, pero ni rastro del dolor. Al estar despierto durante todo el proceso, y para evitar el aburrimiento del paciente, algunas clínicas suelen recomendar que traiga alguna película.

¿Qué técnicas son más efectivas?

Capilae utiliza dos técnicas en concreto: FUE y FUSS. Ambas son técnicas de extracción y el resultado de la cirugía dependerá del diseño que le dé el cirujano, y no de la técnica en sí.

La técnica FUE consiste en ir sacando los folículos uno a uno. La desventaja principal es que es más cara porque se necesitan más días para conseguir todas las unidades foliculares necesarias para realizar la cirugía. En cambio, esta técnica no deja cicatriz lineal.

La metodología FUSS se basa en extraer una tira de la zona posterior de la cabeza. Gracias a este sistema, de una sola tira se puede extraer muchas unidades foliculares, ahorrando tiempo y dinero. La principal desventaja es la cicatriz que deja, aunque apenas es perceptible pues la técnica de sutura que emplean permite que el pelo crezca alrededor de la cicatriz y a través de ella. De esta forma, la cicatriz acaba cubierta por pelo de forma natural.

¿Después de la cirugía ya tendré pelo?

Es relativo. El pelo injertado se mantiene en el cuero cabelludo, pero necesita tiempo para que se produzca el proceso de reparación. Por lo tanto, tendrás pelo, pero verás los resultados a lo largo de los meses, en concreto, a partir del quinto mes tras la intervención.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *