Consejos para una correcta salud coronaria

Como ya sabemos el corazón es la bomba que impulsa la circulación.  La sangre es la que lleva los nutrientes y oxígeno a nuestros órganos.

Como ya sabemos, el ejercicio es la clave para la salud.  Recuerda que debes dejar de fumar, y llevar una dieta o alimentación equilibrada y, si haces deporte, considera las diferentes tiendas de suplementación deportiva.  No olvides visitar a tu doctor para hacerte los exámenes de rutina.

Antes, nuestros abuelos usaban las plantas, raíces, frutas y una gran variedad de productos naturales para hacer sus remedios naturales, para curar o mejorar cualquier  tipo de afecciones.

Entre ellas encontramos:

La Miel: Regula el ritmo cardiaco.

El Perejil: Ayuda a controlar el sistema nervioso.

La Cola de Caballo: Mejora la circulación.

Nueces (Frutos Secos): Contienen vitamina B1 (tiamina), muy necesaria para el trabajo del corazón, también contienen fósforo y potasio que son minerales que ayudan al buen funcionamiento cardiovascular.  Las nueces contienen ácido linoleico, uno de los ácidos Omega 3, eficaz para reducir el colesterol y los triglicéridos en la sangre y ayuda a evitar la formación de trombos dentro de los vasos sanguíneos y protege las arterias.

Las Uvas: Su jugo reduce la tendencia de la sangre de formar coágulos dentro de las arterias. Este jugo dilata las arterias, lo cual hace que la sangre circule más fluida y que el colesterol no se deposite en las paredes vasculares.  Las uvas contienen potasio, calcio y magnesio, estos minerales juegan un papel importante en las contracciones cardíacas.  Comer uvas está principalmente indicado para personas que han sufrido una ataque cardiaco, pues, según los estudios, detienen los procesos de degradación coronaria.

Nuestro cuerpo está compuesto por una extensa red de vasos sanguíneos que aseguran la correcta irrigación sanguínea a los órganos. El sistema circulatorio es vulnerable a varias enfermedades.  Este flujo de sangre a través de las venas o arterias puede quedar obstruido por depósitos de grasa.  Hacer ejercicios con regularidad es la mejor manera de evitar problemas circulatorios.  Una dieta baja en sal y grasas saturadas también ayuda a conservar el buen estado de los vasos sanguíneos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *