El transplante capilar es la esperanza para la calvicie

La alopecia androgenética es la más común entre hombres la oferta publicitaria recomienda todo tipo de tratamientos pero el implante capilar sigue siendo el más confiable.

Perder entre 50 y 100 pelos al día es considerado normal, perder más que esto y no ser capaz de regenerarlo es lo que conocemos como alopecia o perdida de pelo. Según las estadísticas un 20% de los hombres de 20 años sufren esta patología, un 30% de varones de también y así sucesivamente. A medida que van pasando los años, el individuo aumenta sus posibilidades de perder el cabello.

Es siempre recomendable al notar las primeras señales consultar con un especialista del sector médico, puesto que la alopecia puede tratarse dependiendo de su naturaleza y también existen situaciones en donde la caída de pelo es sólo puede ser un síntoma de otro problema de salud y se recomienda que por seguridad se realice siempre una analítica completa para descartar otras condiciones.

Para tratar la alopecia existen todo tipo de tratamientos, lociones, champús, medicamentos e injertos capilares. El problema con los tratamientos y productos de carácter tópico radica en que no existen estudios suficientemente confiables para determinar su efectividad. De muchos champús, lociones y tratamientos realizados en centros de estética no existe evidencia científica que verifique si cumple lo que promete, sin embargo se ha determinado que es improbable que la alopecia pueda ser solucionada mediante el uso de productos cosméticos.

Sobre las opciones de medicación para tratar la calvicie masculina tradicional el Dr. Joan Ferrando, profesor titular de dermatología de la Universidad de Barcelona, señala que “la calvicie común existen 2 fármacos rigurosamente comprobados que son eficaces: minoxidil tópico y finasterida oral (no admitido sanitariamente en la mujeres por peligro de teratogénesis). Otros como aminexil, vasodilatadores tópicos, inhibidores naturales de 5-alfa-reductasa”. Para que estos medicamentos realmente funcionen deben utilizarse para toda la vida.

La opción más confiable para los afectados es el implante capilar. Este procedimiento se realiza bajo anestesia local y tiene un efecto permanente. Básicamente se implantan uno a uno pelos de la nuca del paciente en donde corresponda a sus necesidades (las zonas más frecuentes son las populares “entradas” y la “coronilla”). Los resultados estéticos son bastante naturales. Tiene un coste de entre 3.000 y 6.000 euros, los cuales se pueden considerar mejor invertidos en el implante que en medicamentos ya que se calcula que en cuatro años de tratamiento con pastillas ya se ha gastado una cantidad similar y los resultados pueden ser menos favorables.

El candidato ideal para trasplante capilar tiene que tener abundante pelo en la zona de donde se van a extraer los cabellos que se desean injertar. En algunos casos es necesario tener algo de paciencia ya que el pelo injertado puede tardar en salir entre ocho meses y un año. No se puede esperar un cambio radical en casos donde la alopecia del paciente es muy severa, ya que se utiliza más bien para cubrir zonas de calvicie de tamaño moderado.

Existen dos técnicas populares para realizar un trasplante capilar. Una se denomina la tira o técnica FUSS y la otra cirugía FUE. La tira consiste en extraer de la parte trasera de la cabeza una tira de piel con pelo (puede tener entre 1 y 1,5 centímetros) y proceder a suturar esa parte, este procedimiento deja una cicatriz apenas perceptible. Por otro lado, el FUE se realiza rasurando la zona de donde se van a extraer posteriormente las unidades de una en una y proceder a su integración en la zona deseada. Ambas técnicas cuentan con la ventaja de que el pelo trasplantado seguirá creciendo en su nueva ubicación de por vida.

transplante capilar
Fuente de la imagen: lanacion.com.ar

La calvicie no es sólo un problema masculino, el 50% de las mujeres padece alopecia en algún momento de su vida. La pérdida de cabello de las mujeres tiende a ser más difusa que la de los hombres aunque el impacto emocional puede ser mayor.

Se considera que perder entre 50 y 100 cabellos diarios es la norma. Cuando esta cantidad es sobrepasada es necesario plantearse consultar a un dermatólogo. La caída de pelo es común, los problemas comienzan cuando la caída de cabello no se puede regenerar. La alopecia es la patología que sufren todos los pacientes con pérdida de pelo no recuperada, puede ser temporal o permanente y sus motivos son difíciles de determinar, cada persona es distinta y aunque juegue un rol muy importante la predisposición genética, también algunos factores psicológicos pueden ser un motivo de grave preocupación. Numerosos estudios han comprobado que el estrés causa estragos en el organismo. La alopecia también puede ser causada por circunstancias en donde un individuo está sometido a situaciones que le provocan un estrés sistematizado y constante.

José Carlos Moreno, jefe de Servicios de Dermatología del Hospital Universitario Reina Sofía señalo que la incorporación al mercado laboral que han experimentado las mujeres en el último tiempo “repercute en el sistema hormonal” y esto ha aumentado el numero de mujeres que sufren de alopecia.

Aunque genes y estrés son dos de los causantes de alopecia más populares no significa que sean los únicos causantes, la pérdida de pelo además de poder ser provocada por otras razones (altas fiebres, traumas, neurosis, dermatitis seborreica, postparto, agentes químicos que destruyen los folículos, prolongado uso de extensiones de cabello entre otras), también puede ser simplemente un síntoma de otras enfermedades en contraposición a ser la patología principal.

Por esta razón, los dermatólogos tienden a solicitar una analítica completa de cada paciente, para descartar cualquier tipo de diagnostico erróneo en donde la pérdida de cabello constituya solo una manifestación de otro problema de salud diferente.

La caída de pelo se produce cuando el colágeno que envuelve la raíz del folículo piloso deja de ser suave y flexible y se transforma en rígido. Esto sucede por la acción de una enzima involucrada en el proceso. Las encargadas de combatir esta rigidez son las vitaminas B6, B3 y la pro-vitamina B5, que son las principales contribuyentes a una cabellera sana, fuerte y saludable. Aunque el pelo tiene un ciclo vital natural, crece, cae y es sustituido por otro nuevo que lo reemplaza y que tiene las mismas características. Cuando este ciclo se desarrolla de manera optima el pelo caído es correctamente reemplazado de manera proporcional, no dejando ver ningún tipo de calvicie.

La pérdida de cejas también preocupa a las mujeres mayores de 45 años, principalmente está relacionada con la menopausia y hasta ahora no tiene solución concreta.

Para las mujeres que sufren de alopecia el impacto emocional tiende a ser muy complicado de sobrellevar. Existen estigmas sociales que asociados a la pérdida de cabello y esto incomoda mucho a las afectadas ya que la calvicie masculina esta socialmente mucho mejor tolerada. Por todas estas razones las pacientes afectadas pueden también sufrir depresiones y complejos asociados a su apariencia y presentación personal.

Ante cualquier señal de alarma los profesionales de salud indican que es siempre mejor consultar con un especialista para salir de dudas. Ya que también ciertas conductas modificables pueden ser causa de caída de cabello, como abuso de dietas extremas para adelgazar, falta de sueño reparador por periodos prolongados, tratamientos capilares que produzcan reacciones toxicas en el cuero cabelludo incluso extensiones de cabello que provoquen suficiente presión para dañar los folículos pilosos de la cabeza.

La caída del cabello y los quebraderos de cabeza

Si a un hombre se le cae el pelo, también pierde su orgullo, su hombría y su dignidad. No lo digo yo, ni mucho menos. Al contrario, en mi opinión, tener pelo o carecer de él solo son cuestiones triviales que tienen solución y no deberían ser tan importantes para la vida de una persona, y mucho menos condicionar sus hábitos de vida. Pero los hombres son muy suyos, muy orgullosos y les gusta presumir. La perdida de pelo es uno de los motivos por los cuales los hombres llegan a deprimirse, o a preguntarse por qué les ha tocado a ellos. A decir verdad, existe dos  tipos de caída de pelo: está la alopecia (es otro término por el que se le conoce) congénita o adquirida. La alopecia congénita es la alopecia más común: hereditaria. En cambio, la alopecia adquirida es la que se produce por otro tipo de motivos ajenos a la genética y su herencia.

Si las mujeres se creen que están exentas de sufrir caídas de cabello, se equivocan. Ellas también pueden perder pelo, solo que la ventaja es que se cae de forma homogénea y, una vez descubierta la causa, se puede proceder con su eliminación definitiva. En cambio, los hombres no tienen esa posibilidad, y tienen que recurrir a la cirugía. Esa es otra cuestión. Muchos hombres creen que existen curas milagrosas que les devolverá el pelo, y no es así. Está la cirugía, el transplante de pelo o implante capilar, y ése sí que ofrece buenos resultados. Además, hay dos tipos de implantes: está la técnica FUSS y la técnica FUE. La diferencia entre ambas erradica en que en el primer caso, se obtienen folículos gracias a una tira de unos veinticinco centímetros, que se coloca sobre la nuca del paciente. Con esos pelos, se repoblará la zona afectada por la alopecia, puesto que en la nuca volverá a crecer el pelo. Eso sí, deja cicatriz (que ni se ve) y la técnica es más barata. También es la técnica más tradicional.

Luego está la técnica más innovadora: la técnica FUE, que consiste en extraer unidades foliculares de forma individual, de una en una, y se tarda el doble de horas, además de ser más cara, pero no deja ninguna cicatriz.  Sea cual sea tu caso, ¿por qué no te pasas por un centro que se dedique expresamente a ésto y te informas? Capilae, por ejemplo, lleva realizando trasplantes de pelo desde hace años, y todos sus clientes han salido satisfechos con el resultado.

Injertos capilares, dudas resueltas y soluciones

El injerto capilar es la única técnica que asegura la plena curación de la calvicie o alopecia. Muchos son los hombres que han visto su estética por los suelos al comprobar que su falta de pelo iba en aumento, y no parecía mejorar. De hecho, no existe cura. Los productos milagro, champús crecepelos, y demás no tienen la capacidad médica de volver a instaurar una capa de pelo sana, con folículos igualmente sanos implantados dentro del cuero cabelludo. Son todo fraudes. La única solución que da resultados al cien por cien son las operaciones quirúrgicas, y además no hay solo una opción, sino que son dos las técnicas utilizadas para recuperar el pelo.

Dichas técnicas no son muy baratas, que digamos, pero el resultado es eficaz, y el presupuesto no varía mucho de un centro estético a otro. Más bien son procesos largos y trabajosos en los que interviene la mano del hombre y la tecnología. Por eso,  si te ofrecen un trasplante de pelo por menos de 3.000€ te recomiendo que no te fíes.

Los trasplantes capilares tienen dos modalidades de llevarse a cabo. La primera es la conocida como técnica FUSS. Es el método tradicional, que se sirve de una tira de veinte centímetros. Esta tira se coloca en la nuca del paciente y, mediante un tirón bastante considerable (se utiliza anestesia local) se consiguen extraer los suficientes folículos (pelos) para poder implantarlos sobre la zona despoblada (que suele ser la coronilla o la parte de la frente) Es la técnica más económica, y la que menos horas necesita para realizarse. En cambio, la técnica FUE es la más novedosa, porque en lugar de utilizar una tira para extraer los pelos, logra obtenerlos de forma directa, uno por uno, lo que le convierte en una técnica más prolongada y más cara. Pero no deja cicatriz, a diferencia de la técnica FUSS.

Una de las preguntas que siempre tienen los pacientes es si duele la intervención o no. En realidad no duele nada porque se utiliza anestesia local. El paciente está consciente durante toda la operación pero no parece sufrimiento alguno.

Con respecto a las cicatrices, la marca que deja la cirugía FUSS apenas es perceptible una vez el pelo de la nuca vuelve a crecer con normalidad, después de haberse extraído los folículos con la susodicha tira. Por lo que no hay que preocuparse. Hay diferencias entre ambas también con respecto a los días de reposo que tiene que pasar el paciente antes de retomar sus prácticas deportivas, etc.

¿Se te cae el pelo y no sabes qué hacer?

Comúnmente conocido como calvicie, su terminología técnica es alopecia, y no está muy de moda hoy en día. Este proceso incómodo de perder pelo, sobre todo en los hombres, es algo que no gusta y desespera a la gran mayoría del género masculino que la sufre. No es nada agradable, y muchos pierden su propio autoestima con la perdida de pelo. La alopecia o calvicie lleva consigo en la mayoría de los casos un rechazo generalizado en el sector femenino. Pero ellas tampoco están exentas de este tipo de enfermedad, solo que de una manera diferente.

La caída del cabello se coloca entre los primeros problemas que afectan y preocupan a la sociedad de hoy en día. Lo que más se conoce o el motivo principal que aparece cuando el pelo desaparece es que es algo hereditario. No siempre es así, pero no les falta razón. Hay dos tipos de alopecia. La congénita y la adquirida. La congénita es la hereditaria, aunque los estudios que se están realizando actualmente desmontan esta teoría, afirmando que no hay un porcentaje alto de fiabilidad para achacar a nuestros mayores la culpa de que se nos caiga el pelo. La alopecia adquirida, sin embargo, es ese tipo de caída de pelo que se va acentuando cuando se sufre estrés y demás.

La alopecia androgénica es la más habitual, porque en el caso de las mujeres, cuando pierden cabello es debido en el 90% de los casos a motivos externos, como por ejemplo, enfermedades (cáncer), estrés, hormonas, falta de vitaminas, etc. Y una vez se detecte cual es el motivo de la caída de pelo, se puede erradicar y desaparece por completo. En el caso de los hombres es más complicado, y han de recurrir a operaciones estéticas para poder recuperar el pelo.

Aunque parezca mentira, las operaciones estéticas para recuperar el pelo no son nada dañinas o dolorosas. En el caso de Capilae, las intervenciones siempre llevan anestesia y se obtienen buenos resultados. Para ofrecer la mejor calidad de cirugía puedes elegir entre la cirugía FUE y la FUSS.

La cirugía FUE consiste en extraer unidades foliculares de forma individual a través de un sacabocados microscópico, que suele medir 0.8 milímetros de diámetro. Este instrumento se puede utilizar de forma manual o mecanizada. Capilae, por ejemplo, siempre se decanta por ambos sistemas, según se de el caso, porque cada uno tiene sus ventajas particulares y son muy útiles para satisfacer al paciente. Se utiliza anestesia local, por lo que el paciente está despierto pero no siente nada.

La cirugía FUSS es la más empleada por todo el mundo, la técnica más tradicional que consiste en obtener folículos de una tira de 25 centímetros.

Al hacerse un transplante de pelo, aparecen dudas

Los injertos capilares no suelen caracterizarse por ser algo tranquilo y de confianza, porque sigue siendo una intervención quirúrgica; es por eso por lo que a ciertas personas, a la mayoría en realidad, le surgen dudas al respecto. Dudas que les puede llegar a impedir tomar la decisión de realizar un transplante de pelo. Pero para eso estamos nosotros, para aclararlo. Hay que ser plenamente conscientes de las ventajas y desventajas que tienen los diferentes tipos de implantes capilares, porque son varias las técnicas que se pueden utilizar. Capilae, expertos en este campo, se ofrece para resolvernos las posibles dudas que nos han surgido, dudas que también podemos consultar en su página web, y concretamente, en la sección “preguntas frecuentes”

¿Por qué mi pelo ha llegado al punto de caerse?

La alopecia androgénica, el caso más común en los hombres, es producido por una hormona, la DHT, que desencadena esas consecuencias porque impide que algunos folículos de la cabeza prosigan con su regeneración de pelo; de esta forma, el pelo en sí no puede crecer.

¿A las mujeres también se les puede caer el pelo?

 No es tan habitual como en el caso de los hombres, pero sí hay ciertas probabilidades de que en algún momento de su vida puedan sufrir pérdidas de cabello. El principal motivo es el efluvio telogénico, vamos, que se acelera la caída normal del pelo. En lugar de caerse durante el período común en cada mujer, se acelera y se cae antes de lo previsto, poco usual. La diferencia entre la caída de pelo en hombres y mujeres es que la caída del cabello en las mujeres es más homogénea. En cambio, en los hombres suele dejar zonas despobladas o calvas.

 ¿La calvicie tiene cura?

Sí, hay solución. De momento, no hay ningún medicamento que erradique la caída del cabello o estimule su crecimiento. Es por eso por lo que existen técnicas quirúrgicas conocidas como trasplantes capilares, que cubren estas necesidades. La pérdida de pelo se puede solucionar de varias maneras, a través de varias intervenciones.

¿La operación duele?

Depende de la intervención, pero en sí las técnicas quirúrgicas se sirven de la anestesia local para erradicar cualquier dolor posible. Es un proceso largo, en el que la repetición es clave, pero no duele en absoluto. Estás despierto durante la intervención, y para no aburrirte mientras los médicos se encargan de la operación, algunas clínicas incluso recomiendan que los pacientes traigan sus propias películas.

¿Cuáles son las técnicas que dan mejores resultados?

Hay unas cuántas técnicas para el injerto capilar pero, basándonos en la experiencia de Capilae, por poner un ejemplo, diremos que hay dos técnicas muy conocidas: FUE y FUSS. Ambas necesitan anestesia local, y ambas poseen sus ventajas y desventajas. Una es más cara que la otra pero necesita de menos intervenciones. La otra no deja cicatriz, etc..

 

Con la salud del cabello no se juega

En Capilae, tienen muy en cuenta las demandas de aquellas personas que están muy preocupadas por la salud de su pelo. La caída del cabello es un tema que preocupa tanto a hombres como a las mujeres. Es cierto que los hombres son los más propensos a sufrir este tipo de consecuencias capilares. Pero en algunos casos, cuando es la mujer quien se ve afectada, le afecta mucho más. Por ello Capilae ha diseñado dos técnicas revolucionarias y efectivas para el transplante de pelo.

Transplante de Pelo

El transplante de pelo no es algo a tomarse a la ligera. Para que tenga efecto, es necesario contar con los mejores expertos. Capilae, por ejemplo, utiliza dos técnicas quirúrgicas conocidas como FUE y FUSS. Según cada caso en particular, se utilizará una u otra. El Dr. Juan Ruiz Alconero encabeza estas operaciones, siendo uno de los profesionales cualificados que se ha instruido en ambos métodos, tanto en EEUU como en Canadá.

Para los que no están familiarizados con estas técnicas, es importante recalcar que ambas constituyen la extracción de unidades foliculares. Su implantación, y su diseño, van a cargo del cirujano (además del uso que se le pueda dar a las unidades extraídas y al diseño planteado) El éxito o fracaso no depende, por tanto, de la técnica utilizada para extraer, sino de las unidades que se extraen.

Veamos con detenimiento ambas técnicas:

Técnica FUE

Conocida como Folicular Unit Extraction, es una técnica que se basa en la extracción, uno a uno, de las unidades foliculares mediante un sacabocados microscópico. Este instrumento puede manejarse de forma manual o mecanizada. En Capilae se utilizan ambos sistemas, ya que cada uno aporta sus ventajas según el tipo de pelo y localización en la cabeza del sujeto.

Se realiza mediante anestesia local, por lo que el paciente está consciente y despierto durante la operación, pero no siente ninguna molestia. La duración oscila entre las doce y catorce horas, para obtener un total de dos mil unidades foliculares de media. Se podría hacer una sesión de larga duración en un solo día, o si el paciente y médico lo prefieren, repartir las sesiones en dos días consecutivos. La recuperación de la zona es visible a la semana, y es entonces cuando el paciente puede retomar sus hábitos deportivos (si los tiene)

Técnica FUSS

Conocida como la técnica tira o Folicular Unit Strip Surgery, es el clásico transplante capilar, la técnica más utilizada en todo el mundo.

El proceso consiste en extraer una tira de veinticinco o incluso treinta centímetros de largo, en la zona superior de la nuca, por 1.2 centímetros aproximadamente de ancho. La duración ronda las seis o siete horas, y también se aplica anestesia local.

La sutura de la tira se puede llevar a cabo de varias formas: en uno o dos planos, con sutura reabsorbible (o no, dependiendo de cada caso) y en Capilae suelen utilizar un cierre doble en un plano (con varios puntos de aproximación) y a continuación, una sutura continua que suele dejar una menor cicatriz. Los puntos tras la operación se retiran a los doce o catorce días de la operación, aproximadamente. Hasta que no se retiran no se aconseja la práctica de ejercicio físico que implique levantamiento de peso. A partir de los primeros seis días tras la intervención sí es aceptable nadar, o correr (a partir de los ocho días de la retirada de puntos) y ya cualquier deporte tras un mes de reposo.