Todo lo que necesitas saber sobre trasplantes de cabello

El término por el que se conoce comúnmente es alopecia. Sí, ese proceso tan poco agradable en el que los hombres (mayoritariamente) van perdiendo pelo poco a poco. ¿Su resultado? La calvicie, temido por la población masculina. Rechazado por la población femenina (según estadísticas, la calvicie en las mujeres afecta muchísimo más a su estado de ánimo que en el sexo masculino)

Es bien conocido que la pérdida de pelo se incluye entre las principales preocupaciones estéticas, tanto de hombres como de mujeres. Según un estudio reciente, en condiciones normales se produce una caída diaria de unos cien cabellos. La calvicie está situada en la caída de más de 250 cabellos diarios (principio de alopecia) Hay diferentes tipos de alopecia: la adquirida y la congénita.

La alopecia adquirida se suele producir por algunos factores concretos como determinados productos químicos, postparto, falta de hierro, traumas, problemas emocionales o estrés, diabetes. cáncer, etc… En todos los casos, una vez se elimina la causa de los síntomas, la alopecia va desapareciendo.

La alopecia congénita (heredada) afecta especialmente a los hombres, y las zonas afectadas del cabello principalmente son la frontal, parietal y temporal. Este tipo de alopecia es la más común y suele empezar entre los veinte y treinta años. En casos concretos de la mujer, la pérdida del cabello se da por diversos factores como la alopecia heredada (aparece entre los treinta y cuarenta años) la menopausia o la toma de anticonceptivos.

En Capilae, la principal preocupación es la salud del cabello, y han creado las mejores técnicas para abortar este problema de raíz de una vez por todas. El trasplante de pelo es su especialidad, desarrollado en dos modalidades diferentes: la cirugía capilar FUSS, y la cirugía capilar FUE.

Las ventajas de la cirugía FUSS es que es más económica y la duración de la cirugía es menor (unas seis horas, aproximadamente) En cambio, la cirugía FUE no deja cicatriz lineal  en la zona frontal, se puede retomar las actividades deportivas en un período más breve que en la cirugía FUSS, y se puede llevar el pelo muy corto. A pesar de la cicatriz que deja la cirugía FUSS, es tratada de manera que al final, el pelo también crezca a través de ella, consiguiendo camuflarla por completo hasta hacerla casi imperceptible.

El equipo médico está encabezado por Juan Ruiz Alconero, Licenciado en Medicina por la Universidad de Alcalá de Henares y tiene un Máster en Medicina Estética por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid.

Con la salud del cabello no se juega

En Capilae, tienen muy en cuenta las demandas de aquellas personas que están muy preocupadas por la salud de su pelo. La caída del cabello es un tema que preocupa tanto a hombres como a las mujeres. Es cierto que los hombres son los más propensos a sufrir este tipo de consecuencias capilares. Pero en algunos casos, cuando es la mujer quien se ve afectada, le afecta mucho más. Por ello Capilae ha diseñado dos técnicas revolucionarias y efectivas para el transplante de pelo.

Transplante de Pelo

El transplante de pelo no es algo a tomarse a la ligera. Para que tenga efecto, es necesario contar con los mejores expertos. Capilae, por ejemplo, utiliza dos técnicas quirúrgicas conocidas como FUE y FUSS. Según cada caso en particular, se utilizará una u otra. El Dr. Juan Ruiz Alconero encabeza estas operaciones, siendo uno de los profesionales cualificados que se ha instruido en ambos métodos, tanto en EEUU como en Canadá.

Para los que no están familiarizados con estas técnicas, es importante recalcar que ambas constituyen la extracción de unidades foliculares. Su implantación, y su diseño, van a cargo del cirujano (además del uso que se le pueda dar a las unidades extraídas y al diseño planteado) El éxito o fracaso no depende, por tanto, de la técnica utilizada para extraer, sino de las unidades que se extraen.

Veamos con detenimiento ambas técnicas:

Técnica FUE

Conocida como Folicular Unit Extraction, es una técnica que se basa en la extracción, uno a uno, de las unidades foliculares mediante un sacabocados microscópico. Este instrumento puede manejarse de forma manual o mecanizada. En Capilae se utilizan ambos sistemas, ya que cada uno aporta sus ventajas según el tipo de pelo y localización en la cabeza del sujeto.

Se realiza mediante anestesia local, por lo que el paciente está consciente y despierto durante la operación, pero no siente ninguna molestia. La duración oscila entre las doce y catorce horas, para obtener un total de dos mil unidades foliculares de media. Se podría hacer una sesión de larga duración en un solo día, o si el paciente y médico lo prefieren, repartir las sesiones en dos días consecutivos. La recuperación de la zona es visible a la semana, y es entonces cuando el paciente puede retomar sus hábitos deportivos (si los tiene)

Técnica FUSS

Conocida como la técnica tira o Folicular Unit Strip Surgery, es el clásico transplante capilar, la técnica más utilizada en todo el mundo.

El proceso consiste en extraer una tira de veinticinco o incluso treinta centímetros de largo, en la zona superior de la nuca, por 1.2 centímetros aproximadamente de ancho. La duración ronda las seis o siete horas, y también se aplica anestesia local.

La sutura de la tira se puede llevar a cabo de varias formas: en uno o dos planos, con sutura reabsorbible (o no, dependiendo de cada caso) y en Capilae suelen utilizar un cierre doble en un plano (con varios puntos de aproximación) y a continuación, una sutura continua que suele dejar una menor cicatriz. Los puntos tras la operación se retiran a los doce o catorce días de la operación, aproximadamente. Hasta que no se retiran no se aconseja la práctica de ejercicio físico que implique levantamiento de peso. A partir de los primeros seis días tras la intervención sí es aceptable nadar, o correr (a partir de los ocho días de la retirada de puntos) y ya cualquier deporte tras un mes de reposo.