Beber cerveza tiene sus ventajas

Pero esto no quiere decir que haya que emborracharse todos los días. No. Los beneficios de la cerveza son visibles cuando su consumo es moderado. Sino, acaba siendo perjudicial. El consumo medido de cerveza tiene efectos positivos sobre todo para las mujeres. El embarazo, la lactancia o la menopausia son tres de los ámbitos en los que se verán beneficiadas por esta bebida dorada. En casos más generales, puede ayudar a reducir la agresividad producida por la osteoporosis o del Alzheimer.

El principal motivo de semejante actuación positiva no es otro que el silicio que contiene la bebida. Dicho silicio entra en contacto con el aluminio, interaccionando con él. El aluminio, a su vez, es el principal causante de la demencia, además de otros desórdenes neurodegenerativos. Si analizamos científicamente los componentes de la cerveza, nos encontramos con agua, lúpulo y cebada. Los tres ingredientes protagonistas son naturales que contienen ácido fólico, entre otras vitaminas pertenecientes al grupo B. La fibra y los minerales también se incluyen en su composición, al igual que el silicio, el potasio, magnesio o sodio. A diferencia del vino, todos estos compuestos aportan muchos más beneficios a la salud. El vino, a su vez, es bueno para mantener una buena salud cardiovascular.

El jefe de Ginecología del Hospital Universitario Puerta de Hierro, Tirso Pérez, ratifica estos beneficios, asegurando que “la cerveza es una bebida natural, que contiene un bajo contenido en alcohol, grasas y azúcares. Apenas tiene calorías, dato que no mucha gente sabe. Para poder notar los beneficios, hay que tener en cuenta el peso de cada uno, la frecuencia con la que se consume cerveza y la cantidad de la misma. Si hablamos en términos generales, la recomendación para las mujeres sería de entre una o dos cañas de cerveza diarias (con o sin alcohol) En cambio, en el género masculino la dosis adecuada serían tres cañas (que no jarras)

Dentro del embarazo y la lactancia:

No sé si mucha gente estará al tanto de los beneficios del ácido fólico. En concreto, regenera las células del sistema nervioso, mantiene en equilibrio los niveles de homocisteína y reduce bastante el riesgo de malformaciones en la médula espinal. Los defectos del tubo neural provocados durante el parto también se disminuyen. Como he mencionado antes, el ácido fólico está presente en la cerveza, y es el principal motivo por lo que mujeres estresadas o embarazadas deberían beberla más a menudo. Reduce el estrés tanto de la propia madre como del bebé después del nacimiento.

Además, el ácido fólico ayuda a un buen desarrollo del feto, previniendo alteraciones concernientes al período de gestación. La recomendación hacia las mujeres embarazadas es consumir cerveza sin alcohol, en pequeñas cantidades, para beneficiar a sus organismos gracias a los antioxidantes de la bebida. Al igual que ocurre durante el período de gestación, los antioxidantes también inciden en la menopausia, pues sus fitoestrógenos equilibran el descenso natural de los estrógenos propios de esta fase.

Como conclusión, la cerveza en pequeñas cantidades y de forma continuada, solo aporta beneficios. Es cierto que siempre está el problema de la llamada “barriga cervecera”, pero si se consume cerveza sin alcohol, y en las dosis indicadas, no deberían aparecer problemas concernientes al físico.

Los beneficios del jengibre

 El jengibre es una especia que no todos conocen. Esta planta que pertenece a la familia de las zingiberáceas, tiene su importancia por su aroma y sabor picante. Su tallo se encuentra bajo tierra, y la planta puede llegar a medir noventa centímetros. Está presente en todas las regiones tropicales del mundo. Se utiliza mucho en la medicina tradicional china.

La composición exacta de esta planta es de zingibereno, resinas, ceras, pectina, almidón, azúcares, mucílagos y sales minerales. El uso medicinal más recomendable es para la estimulación de los receptores termosensibles del estómago. Provoca una sensación de calor (a nivel gástrico) y es bastante digestivo. Sus propiedades como aperitivo, carminativo y aromático, se incluyen entre sus beneficios.

Otros usos son:

– Estimulación de la producción de saliva, lo que produce un aumento de la amilasa y la mucina.

– En casos de mareo, el jengibre impide el vómito, y actúa a través del tracto gastrointestinal.

– Es rubefaciente (produce enrojecimiento en la piel y mucosas)

– Estimula el centro vasomotor, el respiratorio y es expectorante.

– Se puede utilizar como laxante y antiséptico.

– Es antiinflamatorio y analgésico también.

– Reduce el nivel general de colesterol.

– Estimula sexualmente las zonas erógenas.

Problemas concretos y soluciones con jengibre

Cuando nos encontramos ante una situación de flema en un pulmón (nada agradable, todo sea dicho) se puede preparar una mezcla de arcilla roja junto con rodajas de jengibre (machacadas). Se extiende sobre el pecho, y se mantiene durante veinte minutos. Es importante repetir la operación unas cuántas veces al día para que surta efecto.

Otra situación incómoda es el dolor de cabeza. Aliviar las jaquecas y migrañas se puede considerar como remedio chino. Lo que se debe hacer es envolver una raíz de jengibre con hojas de col. Acto seguido, se mete en el horno y se deja asar durante una hora. En cuanto pasen los sesenta minutos, la raíz se corta en trozos y se colocan sobre la frente, coronilla, sienes y cejas.

El dolor de espalda también tiene cura con el jengibre (otro remedio chino) Hay que realizar la misma operación de antes, solo que esta vez las rodajas calientes se colocan sobre la espalda, concretamente en las zonas que producen dolores. Para mantener el jengibre sobre la piel, es recomendable utilizar una gasa. De esta forma, se sujetarán el tiempo que se estime oportuno.

Consumir jengibre directamente es otra de las formas curativas, ya sea en sopas, o como condimento. Muy sano y sabroso.

Efectos secundarios posibles 

El jengibre también puede producir consecuencias negativas según cómo se use o se ingiera. Si el paciente en concreto está en estado, no se debe tomar jengibre seco. Pero, sin embargo, se podrá ingerir el jengibre fresco (contrarrestará las náuseas)

El jengibre seco en particular, y su aceite natural es poco recomendable en casos como embarazo, lactancia y úlcera gastroduodenal. Otro de los riesgos es que el jengibre suele disminuir la coagulación sanguínea. Por eso las personas que consuman habitualmente medicamentos como eparina o sintrom deberán evitar ingerir esta planta.