Sonríele a la vida sin complejos

¿Eres de esas personas que al sonreír se llevan instintivamente la mano a la boca para que no se vean sus dientes? En muchos casos los dientes están en buen estado pero una risa franca y abierta deja ver empastes metálicos o de color oscuro que afean tremendamente la sonrisa.

Estos empastes eran los más habituales hace años, pero hoy en día hay técnicas mucho más avanzadas que permiten realizar reconstrucciones dentales con amalgama del mismo color que la muela. El efecto es totalmente natural y nadie podría saber que una pieza está reconstruida a no ser que se fije muchísimo o se le diga.

Conseguir una sonrisa así aporta una mayor seguridad a la persona que ganará en autoestima. Y es que cubrirse la boca al sonreí demuestra inseguridad y es muy poco atractivo. Reírse abiertamente, con naturalidad, es un gesto espontáneo que se percibe de forma muy positiva por parte de otras personas.

Cuando tienes seguridad en ti mismo, se nota

La seguridad en uno mismo es fundamental en muchos aspectos de la vida. Alguien que se siente seguro y confiado sobre su imagen tiene una mayor tendencia a confiar también en su forma de ser.

Esta confianza se transmite y puede ser determinante a la hora de conseguir un trabajo y pasar por delante de otras personas que no muestren el mismo aplomo o la misma naturalidad durante la entrevista.

Por supuesto, también es muy importante en las relaciones con el sexo contrario, ya que aunque en las novelas románticas el tímido acaba triunfando, en la vida real una persona que no tiene seguridad en sí mismo raramente alcanza sus objetivos.

La sonrisa de los famosos

Fíjate en como cada vez es menos habitual ver un empaste oscuro en alguno de los personajes televisivos o en actores. ¿Acaso crees que ellos no sufren de caries como el resto de las personas? Por supuesto que sí, la mayoría tendrán más de una, pero gracias a esta técnica de empaste con amalgamas nadie tiene por qué saberlo.

Si quieres mejorar el aspecto de tu boca deberías de valorar la posibilidad de cambiar tus viejos empastes por estos nuevos y, ya de paso, también contribuirás a cuidar la salud de tu boca ya que bajo estos trabajos realizados en muchos casos hace demasiados años, puede ocultarse otra nueva caries que esté dañando la pieza.

Pros y contras de las vías de colocación del implante mamario

Si has decidido colocarte un implante mamario, es importante que te informes con detalle acerca de todas las características de la operación. Ten en cuenta que la manera en cómo se desarrolle la intervención determinará no solo su éxito final, sino también el aspecto que tendrá tu pecho.

Uno de los factores fundamentales a valorar es el tipo de incisión que se va a realizar en el pecho. No va a determinar ni tu sensibilidad en el pecho ni el proceso de cicatrización – que será bueno, siempre que la operación esté bien hecha – , pero sí que marcará el lugar donde quedará tu cicatriz.

La incisión axilar

La incisión axilar se realiza en uno de los pliegues del hueco de la axila, por lo que se disimula por completo. La cicatriz que queda es de unos 4 centímetros de largo y queda entre los dos músculos de la zona, el pectoral mayor y el dorsal. Aunque en los primeros meses se ve más enrojecida, después se confunde absolutamente con el pliegue de la axila.

La incisión axilar se usa para prótesis redondas, aunque solamente pueden ser lisas o de suero para que puedan colocarse de manera correcta. Una de sus ventajas es que no quedan altas, por lo que ofrecen un efecto muy natural.

Hay que destacar que este tipo de intervención necesita ser efectuada por un experto cirujano en incisión axilar, ya que requiere de mucha pericia para lograr la colocación correcta y una simetría perfecta entre ambas mamas. Por lo tanto, solo se realiza en centros especializados de calidad. Es la opción preferida por los cirujanos de nuestro centro, gracias a sus excelentes resultados finales.

La incisión areolar

Esta vía de abordaje es la elegida más habitualmente para la colocación de un implante mamario. La razón es sencilla: es directa y permite una colocación rápida de las prótesis. De todos modos, hay que tener en cuenta que implica atravesar la glándula, lo que puede representar un problema en casos como areolas pequeñas.

La incisión areolar se usa sobre todo para la colocación de prótesis redondas, y tiene la ventaja de que permite corregir el surco submamario en el postoperatorio inmediato, algo que resulta muy habitual.

Disimular la cicatriz originada por una incisión areolar pasa por tener cuidado con el sol. Si eres una mujer con piel morena, tu cirujano te recomendará que tomes el sol para que se pigmente y se confunda con la tonalidad de tu pezón. En sentido contrario, si tienes la piel blanca deberás evitar tomar el sol para que la cicatriz quede blanca y se confunda.

Uno de los pocos casos en que no se recomienda este tipo de incisión es en areolas de menos de 2 centímetros de diámetro.

La incisión submamaria

Aunque en Estados Unidos es habitual usar esta vía para colocar prótesis anatómicas, hay que tener en cuenta que deja una cicatriz importante que puede ser muy visible en el surco mamario.

De todos modos, esta incisión es una vía directa de abordaje, por lo que puede ser una buena alternativa a la hora de insertar prótesis anatómicas de gran tamaño y a la hora de tratar senos caídos. También es una opción a la hora de intervenir a pacientes que ya se han intervenido previamente de esta manera y, por lo tanto, ya tienen la cicatriz.

¿Son seguras las operaciones estéticas con un cirujano plástico?

Está de moda que tanto hombres como mujeres se expongan a tratamientos estéticos donde es necesario una intervención quirúrgica, uno de los mayores temores de los interesados, es la garantía y la seguridad, tanto de los resultados finales, como del estado de salud en general, son muchos los rumores que corren en las calles y las noticias en donde han ocurrido casos de mala praxis o problemas en cirugías estéticas, es por ello que, antes de someterse a ningún tratamiento se debe evaluar el lugar y el cirujano plástico que se va a hacer responsable de la intervención.

Las cirugías estéticas no deberían representar un peligro en el paciente, si bien es una intervención quirúrgica, no existe una verdadera emergencia médica que requiera una preocupación mayor, el problema está en la calidad del cirujano y los equipos y materiales con los que trabaje, además la información del paciente y los exámenes previos, deben ser obligatorios para no presentar ningún problema.

Principales estudios previos a la intervención

1.- Electrocardiograma: es una prueba que mide el ritmo y la función cardíaca, con la finalidad de obtener datos importantes del corazón del paciente, lo que permite preparar los procesos o medicamentos adecuados para el mismo.

2.- Glicemia: mide el azúcar en la sangre, lo cual es fundamental para todas aquellas personas que se van a someter a cirugías plásticas, ya que determina la factibilidad de la operación sin riesgos.

3.- Hemograma: determina la cantidad de glóbulo rojos y blancos del paciente, aspecto fundamental para identificar enfermedades como anemia que pueden poner en riesgo cualquier intervención quirúrgica.

4.- Coagulograma: permite evaluar la capacidad de coagulación en la sangre, sobre todo para asegurarse de una buena recuperación y cicatrización, además que se descarta la presencia de diabetes.

5.- Alergias: es un estudio que permite identificar a qué componentes o elementos es alérgico el paciente, los cuales pueden estar presentes en la operación, es importante comunicar a la clínica o al cirujano toda la información además de la que arroje el informe.

6.- Uremia: verifica el correcto funcionamiento de los riñones.

En general las cirugías estéticas son bastante controladas y seguras siempre que se lleven a cabo los mecanismos de seguridad, recomendamos que siempre acudan a centros estéticos de confianza y con años de experiencia.