Conoce más a fondo el proceso de transplante capilar.

Hay muchas personas que, a causa de los genes o de la edad, tienen una tendencia a tener entradas o “coronilla” en el cuero cabelludo. Pero gracias a la tecnología y profesionalidad de nuestro equipo, en Capilae podemos dar solución a este problema para que puedas recuperar tu autoestima, la confianza en ti mismo, y sobre todo tu cabello.

Antes de nada, debes saber que existen dos técnicas para realizar esta pequeña cirugía: la Técnica FUSS y la Técnica FUE. La diferencia de estas dos técnicas reside en la extracción del cabello, puesto que la técnica para el injerto es la misma en ambos procesos, que explicamos a continuación.

 

La Técnica FUSS consiste en la extracción de una tira de unos 25cm de largo y 1cm de ancho del cuero cabelludo. Esta tira se extirpa de la parte de la nuca y es costurada inmediatamente. Es de suma importancia la experiencia del equipo en este proceso para que la cicatriz resultante no sea mayor de 1mm y pueda ser disimulada al instante después de ser retirada. 
Una vez realizado este proceso, la tira de cuero cabelludo de 25cm es separada en grupos más pequeños de dos, tres y hasta cuatro unidades foliculares (pelos), los cuales se agrupan en una tira esterilizada de unas 100 unidades, para facilitar el recuento y la reinserción de los injertos.

Esta técnica es la más económica, rápida, y con la que mayor cantidad de pelos son transplantados por intervención, pudiendo llegar hasta un máximo de 4.000 en unas cinco horas.

 

La Técnica FUE, por el contrario, no deja cicatrices de ningún tipo, ya que en vez de realizar una incisión para extraer parte del cuero cabelludo, se utiliza un pequeño cilindro hidráulico que penetra en éste y realiza múltiples microincisiones, sacando a su vez las unidades foliculares o pelos de manera individual, facilitando la separación y la recolocación de los mismos. Mediante este proceso se consigue el injerto de hasta 3.000 unidades foliculares por cada intervención, llegando a durar una media de 7 horas. En compensación, la recuperación de la cirugía es más rápida y, como hemos dicho antes, no deja cicatrices de ningún tipo.

 

Es necesario saber que antes de la intervención el paciente debe tomar algunos cuidados esenciales para que la operación se realice de manera óptima:

En ambos tipos de cirugía capilar el paciente no debe tomar ni una gota de alcohol, reducir al máximo el consumo de tabaco y abstenerse de tomar medicamentos tales como aspirina, ibuprofeno o derivados. El día de la cirugía, es imprescindible ir a la clínica bien desayunado y con camisa de botones o cremallera, para evitar el roce con los injertos recién implantados.

Asimismo, si has escogido la Técnica FUSS es necesario que vayas a la clínica duchado y con el pelo recién lavado, con el fin de minimizar los riesgos: la máxima de un quirófano es la limpieza y esterilización de los materiales.

Si por el contrario has escogido la Técnica FUE, es recomendable raparse el pelo al 1, ya que con el pelo largo se pierde eficacia y dificulta el trabajo de los especialistas, trasladando esto al resultado final.

 

Para que no te quede ninguna duda, el Doctor Ruiz Alconero, de Capilae, entregará al paciente la medicación para los primeros días, así como un kit especial de lavado y una serie de instrucciones a seguir en días posteriores, para que todo te resulte más sencillo y  no haya complicaciones.

 

Esperamos que tus dudas hayan quedado resueltas y que la información expuesta te proporcione la seguridad y confianza que necesitas para dar el paso. No lo dudes y vuelve a presumir de un pelo fuerte y duradero. En menos de 6 meses ya podrás apreciar los resultados de una manera muy significativa.

 

¡¡Ven a conocernos en www.capilae.es!!