5 dudas frecuentes sobre la inseminación artificial

La inseminación artificial es una técnica relativamente sencilla que busca reproducir con la máxima fidelidad el proceso natural que tiene lugar en el útero de la mujer. Este tratamiento empieza con la estimulación de la ovulación de la mujer con medicación y termina al colocar una muestra de semen que ha sido seleccionado en la cavidad uterina bajo control ecográfico. Es decir, la fecundación se produce en el interior del cuerpo femenino.

 

1.- ¿En qué se diferencian la reproducción asistida y la inseminación artificial?

Se denomina reproducción asistida a todo el conjunto de técnicas y tratamientos que ayudan a que una mujer pueda quedarse embarazada cuando no lo consigue de forma natural. Entre esas técnicas las dos más habituales son la inseminación artificial y la fertilización in vitro (FIV), dos posibilidades que ofrecen buenos resultados si se realizan en un centro especializado y con el control de profesionales, aunque no son infalibles.

 

2.- Tengo problemas para quedarme embarazada, ¿es la inseminación artificial la mejor solución para mí?

A esa pregunta sólo te puede contestar el médico de la clínica en la que te vas a hacer el tratamiento después de estudiar tu historial particular. Ten en cuenta que existen casos, como cuando hay obstrucción tubárica, la mujer padece una endometriosis o tiene una edad avanzada, en que la inseminación no es eficaz y hay que recurrir a otras técnicas, como la fecundación in vitro, más caras y complejas, aunque también con unas tasas de éxito mayores.

 

3.- No tengo pareja, ¿puedo realizarme una inseminación artificial?

Sí, no hay ningún problema: la ley de reproducción asistida vigente en España permite el uso de los bancos de semen para todas aquellas mujeres que lo deseen. La inseminación artificial se puede llevar a cabo con semen de la pareja o de un donante. Esta segunda opción está indicada para parejas en las que el hombre sufre esterilidad, una enfermedad genética que se transmitirá a los embriones o defectos en la calidad o cantidad del semen –desde problemas de movilidad o número insuficiente de espermatozoides hasta azoospermia, ausencia total– o bien para mujeres que no tienen una pareja masculina y desean ser madres.

 

4.- ¿Qué probabilidades hay de que una inseminación funcione?

No existen cifras exactas sobre la efectividad de los tratamientos de inseminación artificial ya que influyen varios factores, desde la edad de la mujer hasta la causa que dificulta la fecundación de forma natural. Lo que sí está comprobado es que se trata de una técnica cuyos resultados positivos son acumulativos, ofreciendo los mejores resultados a los tres intentos. La tecnología que se use también puede influir en los resultado, por lo que es aconsejable elegir una buena clínica, con profesionales especializados, en la que te informen de todas las opciones, de las posibles complicaciones y te acompañen durante todo el proceso -aunque eso último sólo sea por aumentar tu bienestar-. También depende del tipo de inseminación, ya que si se realiza con semen de un donante el porcentaje de éxito es mayor que en el caso de la llamada inseminación artificial conyugal (IAC).

 

5.- ¿Cuánto cuesta una inseminación artificial?

Tampoco existe una cifra cerrada. La inseminación artificial se lleva a cabo en clínicas privadas especializadas en técnicas de reproducción asistida, con lo cual los precios los fija el propio centro.