Si quieres perder peso rápido, la salud es lo primero

Según diferentes estudios realizados, la primavera es, junto con el año nuevo, la época en la que más dietas comienzan a realizarse, el verano se acerca y todos y todas queremos estar guapos/as, para cuando lleguen las vacaciones y la playa.

El problema muchas veces es que queremos perder mucho peso en demasiado poco tiempo y en algunos casos nos ponemos a hacer dietas poco recomendables, sin supervisión médica alguna, o incluso basándonos en experiencias ajenas, en dietas que otros han hecho, o directamente en la supresión aleatoria de determinados alimentos.

Un error en el que muchos caen pensando que dejando de comer tal o cual alimento van a lograr su objetivo, cuando lo único que se consigue es restar al cuerpo el aporte de determinados nutrientes o vitaminas que pueden ser necesarios para nuestra salud.

Por tanto, si eres una de esas personas que por el motivo que sea quiere perder peso rápido ten en cuenta que en primer lugar deberás acudir a un centro especializado para que valoren tu estado físico, tu índice de masa corporal y controlen tu salud durante el proceso. Es necesario recordar que perder peso no debe ser algo que se tome a la ligera, sea mucho o poco lo que queremos bajar. Y es que si recurrimos a las dietas rápidas que prometen un descenso rápido nos arriesgamos en primer lugar a tener algún problema de salud y en segundo lugar sufrir el temido efecto yoyó recuperando en poco tiempo lo que habíamos perdido. Por lo general los médicos recomiendan perder peso de forma gradual poco a poco, y básicamente reeducar nuestra forma de alimentarnos en función de nuestra actividad física.

No obstante si por cualquier circunstancia necesitamos quitarnos unos kilos en poco tiempo es mejor que nos dejemos guiar por especialistas que tras estudiar nuestro caso podrán elaborar una dieta personalizada en base a las necesidades de nuestro organismo y a nuestros propios gustos. Porque está demostrado que si haces una dieta en la que no eres consciente de las restricciones al contener ésta alimentos de tu agrado, el proceso será más llevadero, tu humor será mejor y podrás conseguir tu objetivo sin esfuerzo. Por contra, en las dietas excesivamente restrictivas puedes llegar a sentir cierto decaimiento e incluso llegar a abandonar antes de tiempo, o una vez finalizada la dieta coger de nuevo el peso perdido por realizar una alimentación inadecuada. Por lo tanto lo principal debe ser contar con especialistas que realicen un control médico de nuestra dieta adaptándola en función de los aportes nutricionales que precise nuestro organismo, y ofreciéndonos unas pautas para mejorar nuestra alimentación día a día.

Las mochilas y el dolor de espalda en los niños

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Los niños suelen ir muy cargados de peso al colegio cada día, y el dolor de espalda y dolor lumbar son dos de los problemas de salud que presentan cuando se van haciendo mayores. Hay que tener en cuenta que los niños, en etapa de crecimiento, tienen que cuidar mucho sus huesos para evitar malformaciones y problemas cuando sean más mayores. Algunos de los efectos secundarios de cargar con mucho peso en la mochila pueden salir a la luz ya en la etapa adulta del niño.

Francisco M. Kovacs, presidente de la fundación que lleva su apellido, asegura que el 50% de los niños menores de 15 años y el 70% de las niñas también en ese intervalo de edad, han sufrido dolor de espalda. A pesar de que los centros educativos han intentado reducir el material escolar y los libros de texto diarios, hay ocasiones en las que resulta imposible no cargar con tanto peso. La comunidad científica internacional ha mostrado su preocupación y coincide en afirmar que debe haber un límite de peso por niño diario que no supere el 15% como máximo de su propio peso corporal. Si un niño pesara 35 Kgs, por ejemplo, no debería cargar con más de 3 kgs de media. Pero el peso que suelen cargar cada día ronda los 7 kgs.

Los dolores de espalda pueden producirse por muchos motivos, y en pleno crecimiento el peso de la mochila es uno de ellos. Otros factores que también pueden producir dolores de espalda es la falta de ejercicio físico, malas posturas, mobiliario inadecuado que no se adapte a la altura de los niños, etc

La Asociación Española de Pediatría, gracias al Dr. Mateu Sancho (presidente del Comité de Seguridad y Prevención de Accidentes) ofrece consejo y asesoramiento con respecto a las metodologías de transporte de material escolar en las mochilas para evitar que éste afecte a la espalda de los niños. Algunas medidas que se han planteado para reducir el peso de los niños cuando van al colegio es publicar fascículos en lugar de libros de texto completos, instalar taquillas y sistemas de almacenamiento que permitan depositar todo el material escolar a los niños sin tener que cargar con todo diariamente. Incorporar mobiliario que se ajuste a la altura de los niños es otra de las medidas a considerar, al igual que colocar el peso sobre la espalda de forma uniforme para que no recaiga sobre una zona concreta de la misma.

En cuanto a cada mochila, hay diferentes modelos que pueden aportar flexibilidad y comodidad a los niños a la hora de cargar con el material escolar.